Logia Masónica Guillem de Montrodón, de Zaragoza

A La Gloria Del Gran Arquitecto Del Universo


Logia Masónica Guillem de Montrodón, de Zaragoza

 

Documentos informativos | Enlaces | Contactar


Guillem de Montrodón

Iniciación Masónica Rectificada

Régimen Escocés Rectificado

Templo Masónico Zaragoza

Orden Caballeros del Temple

 


 Guillem de Montrodón, espíritu Monzón

Guillem de Montrodón, Maestro del Rey Jaime I el Conquistador - 2


    Otro contestaba: "Que la luz invisible del oculto saber contenido en la TAU que preside nuestro templo, guíe nuestros pasos".

    Al poco, otro respondía: "Que la luz del ARQUITECTO UNIVERSAL nos alumbre el camino que debemos seguir".

    Un gran silencio volvió a producirse, lo que me indujo a marcharme.

    Mi Maestre Guillem de Montrodón, de vez en cuando decía: "El Temple es una vía, para que la humanidad obtenga la espiritualidad necesaria a su deseo".

    En otras ocasiones Guillem de Montrodón decía: "Será difícil que todos los hombres vivamos bajo un mismo casco o credo, si no tenemos contactos con la divinidad, a través de una armonía consigo mismo y con su entorno".

      No puedo por menos recordar que, en cierta ocasión, algo turbó mi mente infantil.

    Saliendo a todo correr en su búsqueda, cuando extenuado y llorando de temor le expliqué, me dijo recriminándome, al tiempo que con un soberbio bofetón me llevó en volandas hasta un reposadero:

    "Un Rey no debe tener miedo a nada físico, y menos aún, a lo que no se ve".

    Me tomó de la mano y me hizo otra observación:

    "Nosotros, el Temple y yo Guillem de Montrodón, hemos sido encomendados de prepararos, es preferible que llores ahora, a que de Rey, puedas lamentarte de que no lo hiciera. En este castillo, vuestra alma se curtirá para sufrir el rigor de la lucha".

    Mis recuerdos se acercan siempre a las palabras que dejaron buena semilla en mi mente, me enseñó que el hombre, sea Rey o siervo, está siempre fundamentalmente sólo en este mundo.

    A menudo Guillem de Montrodón me recordaba: "Ten cuidado con aquellos que te endulzan el oído".

    Aprendí sobre todo, una cosa que no he olvidado: que el hombre, sea Rey o sea siervo, si una sola vez siquiera en su vida logra encontrar un amigo o un ser amado, no debe dejar que nada ni nadie puedan separarle de él.


Aviso legal | Mapa web  -  2012 © Logia Masónica Guillem de Montrodón - Régimen Escocés Rectificado de España, RERE  -  info@logia-guillem-montrodon.es